Trabes TT

Las Vigas o trabes TT son losas nervadas pretensadas de gran flexibilidad de uso debido a sus características geométricas que le permiten salvar grandes claros con diversas capacidades de carga. Se utilizan como sistemas de entrepisos, techos y muros, para la edificación de edificios industriales, comerciales, habitacionales, centros deportivos, escuelas, etc.Autoportantes en el montaje, deberán completarse en obra con una losa de hormigón armado. Aunque el destino principal de estos productos es, por supuesto, la formación de tableros de puentes, estas vigas tienen otras aplicaciones interesantes, tales como jácenas para grandes luces, forjados especiales o vigas pasarela.Su uso, en función de las necesidades del proyecto, está especialmente indicado cuando se buscan soluciones constructivas rápidas, económicas, de fácil ejecución y cuando es dificultoso el apeo o cimbrado de la obraSe fabrican en diferentes peraltes con anchos de patín de 250 y 300 cm. y longitudes de acuerdo al requerimiento de su proyecto. Las losas “TT” se fabrican en moldes metálicos bajo el más estricto control de calidad.

La grúa motorizada más grande del mundo

La grúa motorizada más grande del mundo fue fabricada por el gigante alemán de la maquinaria pesada Liebherr Group, la llamaron LTM 11200-9.1, y es una grúa utilizada para la construcción de viaductos, aunque también ha sido utilizada en reparaciones de rascacielos, o el mantenimiento o reparación de grandes torres eólicas.Solo con ver esta máquina nos podemos dar cuenta de lo gigantesca que es, hay varios tipos de grúas móviles, desde la T3 de solo 55 metros de altura hasta la T7 que alcanza los 100 metros, pero con ayuda de extensiones llegaría a los 130 m.Aunque parezca que la T3 es algo sencilla, puede levantar a 50 m de altura una carga de 1200 toneladas. Obviamente somos conscientes que mientras más altura tengamos, la cantidad de carga debe ser menor, pero la T7 extendida a 120 m puede levantar 160 toneladas.El contrapeso que tiene la base móvil es de hasta 202 toneladas, además de cuatro brazos estabilizadores de 14 metros de longitud, totalmente apoyados en el suelo. La base móvil tiene 9 ejes, todos ellos directrices y dotados de una suspensión neumática de alta resistencia.La base es alimentada por un motor Liebherr de 8 cilindros, un turbodiésel de 680 CV de potencia, con un par máximo de 3000 Nm entre las 1100 y las 1500 rpm, esto gracias a una caja de cambios de 12 velocidades hacia delante y una velocidad máxima de 75 km/h.Este monstruo mide 26 metros de longitud, pero cuando tiene la pluma montada puede circular en las carreteras con una extensión de casi 45 metros. Eso sí, no es un vehículo muy ancho a pesar de las dimensiones, alcanza solo 3 metros de lado a lado, por lo cual no es más ancho que un carril de la autopista.La pluma tiene un motor turbodiésel propio, el cual es de seis cilindros y 367 CV de potencia, si es necesario montar la pluma sobre la base en la obra, habrá que recurrir a un generador diesel externo para los brazos hidráulicos que permiten que la base este debajo de la pluma. Estas maquinarias, son un poquito caras, aproximadamente 10 millones de euros, por lo que prácticamente sus dueños son contratistas privados, los cuales si pueden permitirse la compra.

Trabe Cajon Con Aletas (Trabe Ballena)

Una trabe cajón con aletas, también conocido como “ballena” es un elemento prefabricado de concreto pre forzado la cual es hueca a lo largo y únicamente maciza en sus extremos, permitiendo reducir considerablemente su peso en función de su longitud. Cuenta también con una losa integrada formando en su sección transversal el patín superior mediante el cual se logran un sin número de aplicaciones. Debido a sus propiedades geométricas proporciona gran estabilidad y resistencia en claros grandes siendo su principal aplicación en la formación de superestructuras para puentes vehiculares, aunque también se ha logrado con gran éxito su uso como sistema de entrepiso, techumbre, trabes de rigidez y/o portantes en sistemas de marcos, y, como trabes de rampa y principal o de cruce en los proyectos de cruces o pasos peatonales. Debido a su sección transversal, al integrar este elemento a los diferentes tipos de estructuras ya mencionadas, se consigue un alto costo-beneficio para la misma estructura. En su aplicación en cruces o pasos peatonales, se ha verificado y comprobado que este tipo de elementos han soportado los golpes producidos al ser transportadas inclusive se gracias a sus materiales permite su reparación en caso de sufrir daños sin perder sus características. En el caso de superestructuras formadas con este tipo de elementos, se han obtenido ventajas como: peraltes adecuados y estéticos, permite solucionar claros grandes formando estructuras en volado o contiliver, manejo sin problemas de pendientes longitudinales y transversales, reducción de tiempos y costos en el colado de firmes de compresión, etc., etc. Actualmente se pueden realizar con peraltes desde 60 hasta 180 cms, con anchos variables dependiendo de las necesidades y aplicaciones del elemento en la estructura. Asimismo y en caso de que el proyecto lo requiera, este elemento es factible postensarlo.

Gruas y Equipos Garcia somos especialista  en el montaje y maniobras de este tipo de trabes ballena.

La primer Grúa

No hay datos oficiales de la primera grúa, sin embargo hay algunos vestigios en el siglo VI en la antigua Grecia, se trataban de marcas de pinzas de hierro en los bloques de piedra de los  templos. Estas marcas son evidencia, ya que están realizadas en el centro de gravedad de los bloques.

En ese siglo también se llegó a introducir el torno y la polea, lo cual ayudo a reemplazar las rampas, pues anteriormente utilizaban rampas para subir los bloques a las estructuras, y gracias a la introducción del torno y la polea, fue mucho más fácil la construcción de los templos griegos, pues esto permitió la carga de muchas piedras más pequeñas.

Sin embargo en la antigua Roma, se dio el apogeo de las grúas, ya que se incrementó el trabajo de construcción en edificios de grandes dimensiones. Los romanos adaptaron la grúa griega y la desarrollaron.

La grúa romana más simple, el Trispastos, consistió en una horca de una sola viga, un torno, una cuerda y un bloque que contenía tres poleas, con lo cual se tuvo una ventaja mecánica de 3 a 1, por lo que un hombre      que podía realizar un esfuerzo de 50 kilogramos podía levantar 150 kilogramos.